En día viernes por la noche, arrancó la jornada de fútbol con la victoria cinco a uno de Lions Gibraltar sobre College 1975. Esta victoria lo acerca un poco más a la punta del campeonato, aunque el Lincoln Red Imps, Europa FC van primeros de la tabla con trece puntos cada uno, por atrás los sigue Bruno’s Magpies con diez puntos. Los tres equipos que se disputan la zona alta deben jugar sus respectivos partidos contra equipos que conforman la zona baja de la tabla a lo largo del fin de semana.

A partir de los últimos quince minutos del primer tiempo, apareció la supremacía de Lions Gibraltar con la eficacia de Davan Martin para abrir el marcador a los 30′ minutos y sobre los 45′ Evan Green para convertir lo que fue el dos a cero. En el segundo tiempo, a los pocos minutos de haber arrancado, Juan Manuel Pane marcó el tercer gol. Al correr el reloj, apareció el descuento para College aunque poco le valió ya que Lions Gibraltar se despertó matando las ilusiones del rival con dos goles seguidos en los minutos finales del partido, quedándose con tres puntos vitales para ubicarse entre los cinco primeros.

Sábado 5/11

Manchester 62 vs. Europa Point – 16hs

Lincoln Red Imps vs Mons Calpe – 18:30hs

Domingo 6/11

Bruno’s Magpies vs. Lynx – 16hs

Europa FC – Glacis United – 18:30hs

La selección de Gibraltar deberá disputar sus partidos clasificatorios para la Eurocopa-2024 en la ciudad de Faro (Portugal), según informó la Federación de Fútbol del enclave británico situado al sur de la península ibérica (GFA) el pasado jueves en un comunicado.

Estadio Algarve, Faro (Portugal)

Esta elección se debe a la autorización especial otorgada por la UEFA que le permitía jugar en el Victoria Stadium, con una capacidad total para 5.000 personas al borde del mar Mediterráneo.

Grada principal del Victoria Stadium

El único estadio en Gibraltar tendrá la reconstrucción del nuevo estadio nacional dará inicios «en la segunda mitad de 2023», así lo indicaba la federación en su comunicado, llevando a la selección al exilio en Portugal.

El «nuevo» estadio

Además de la mudanza, la federación de fútbol de Gibraltar también confirmó que organizaría dos partidos amistosos en noviembre, si todavía haber confirmado los rivales, que serán los últimos disputados en el Victoria Stadium antes de su reconstrucción.

Uno de los partidos que Gibraltar jugará en Faro es el que le opondrá a la campeona del mundo Francia el 16 de junio.

Hay recomendaciones en la vida que nunca se olvidan. Consejos que, en su mayoría, provienen de aquellos con la experiencia suficiente para sostener tal advertencia. Aquellos que de pequeños no soportamos y tildamos de “insoportables”. Quienes nos recuerdan una y otra vez “cosas que ya sabemos”. Hasta creemos saber más que ellos, que ilusos. Una equivocada idea precede al portazo, al enojo, la contestación: “me lo dijiste 17 veces y ya lo entendí”. Pero siempre hay lugar para una 18.

 

Un papel que trasciende generaciones, se adquiere cual costumbre: un árbol genealógico que nunca se quedará sin hojas. “¿Sabés lo que decía tu abuelo?”. Suspiramos, no queremos soltar el celular ni la Play. Escuchamos con cierta obligación y desdén, nos volvemos crueles por dentro pero al menos demostramos lo poco que nos queda de paciencia por fuera. Con los años, lo recordamos con emoción. Imágenes imborrables, marcadas a fuego en nuestras retinas.

 

Muchos eligen recordar toda la vida, eternizar el momento. Una foto basta, aunque el video puede tocar una fibra interesante también. Porque sobrepasa fronteras, no entiende de límites. Así como este argentino redacta con emoción para toda Gibraltar, hay quienes viven una vida hermosa y emotiva para los ojos y oídos humanos, que sin la tecnología… no lo sabríamos. Sin embargo, lo denominado “viejo”, “de otra época”, tiene un tinte especial: una tinta indeleble en un blanco papel.

Goles de Messi, anotados en papelCon cada renovación de calendario, los roles se modifican. Quienes fueron nuestro mejor abrigo merecen ser acogidos. Nos agradecen los más mínimos detalles y admiran con emoción en quienes nos hemos convertido. Con su atención, le susurramos: “Mira como son las vueltas de la vida, hoy soy yo el que te cuida… como vos me cuidaste a mi”. 

 

Nos motivan, nos hacen mejores. Nos inculcan la pasión y el amor, aunque no sólo para proyectar en las personas. Muchas veces el deporte entra en la discusión, pero para nada en el mal sentido de la palabra. Buscas algo para compartir y no te diste cuenta que siempre estuvo delante de tus ojos. Alentamos y disfrutamos a su lado. Reímos y lloramos con emoción cada remontada, más si a dar vuelta un 4-0 en el global se refiere.

Messi tras la remontada al PSG por ChampionsY algo que con los años también aprendí, es que la admiración ciega los colores. Endiosar a tu ídolo más allá de la camiseta. Indiscutible en cuanto a talento, indescifrable con cada gambeta y simplemente emocionante con tan solo un pie en el campo de juego. Nos inspira, resulta que por la tele vemos al segundo mejor del mundo, mientras el primero se sienta a nuestro lado: un tanto encorvado y de igual apellido. Los admiramos por igual, aunque por diferentes motivos. Sin importar la diferencia etaria, aprendemos valores semejantes: quizá uno más metafórico que otro, pero lo didáctico permanece intacto.

 

Lo seguimos a donde vaya, no podemos quitarle los ojos de encima. Resulta que los rivales también lo intentan. Pero como dije, intentan. La memoria ayuda, pero en ocasiones no basta. Se vuelven recuerdos vagos, destellos, imágenes recopiladas pero con vacíos irrecuperables. Acudimos al famoso YouTube, a estadísticas de nuestra página de confianza para respaldar y validar lo que con tanta seguridad afirmamos en un debate. 

 

Él siempre creyó en las lapiceras. Con los años la duración de la tinta fue variando, ni quiero imaginarme qué tan poco le duró en aquel 2012… 91 renglones completos con “Rival, fecha y cantidad”, un año “Inmessionante”, una locura sin igual. Puño y letra para reflejar su asombro, breves pasmos en sus tiros libres: porque siempre algo podía suceder. Que paradójico, ¿no? Con la mano escribió una pequeña parte de la historia del astro, quien la continúa redactando con los pies. Uno anotaba en papel, el otro en la cara de los rivales.

Hernán y sus anotacionesLos últimos 18 años encendió la televisión para gritar y festejar al menos una vez su maravilla futbolística. Una constancia casi única, compartida con un tal Cristiano Ronaldo diría. Esa constancia también fue lo que motivó tal particularidad, tal es así que ante la imposibilidad de disfrutarlo por televisión… acudía a su nieto para que sea su notificación goleadora. El llamado no tardaba y siempre había algo para escribir. “Abuelo, volvió a marcar Messi, esta vez por duplicado”, corría (a su ritmo) en busca de otra hoja, pues se volvía costumbre que no le alcanzara la anterior.

 

El pasado fin de semana Lionel Andrés Messi Cuccittini convirtió su primer gol en el corriente año para derrotar por 5 a 1 al Lille. La pulga no marcaba por primera vez en febrero desde el año 2008. De ahí en adelante, enero le bastó para perforar la red rival. Rompió la racha y él como siempre lo vio, aunque esta vez no desde la comodidad de su hogar. Eligió un espacio alto y esponjoso, blanco y celeste como su ídolo. 

 

Fue sin dudas emocionante, desde todo punto de vista. El sábado 5 de febrero nos desayunamos la desgarradora noticia. Hernán tuvo que salir del campo. Entre aplausos y lágrimas, se despidió. Su equipo sin dudas lo sentirá, pieza importante si la hay. Su nieto recibió la cinta de capitán para sostener en su hombro semejante peso. Con confianza tomó la palabra en el colmado estadio y sostuvo: “Hasta siempre Abu. Gracias a vosotros, se fue tranquilo y realmente feliz. Saludo de Messi, «famoso» y con alegría. Completaré la libreta de sus goles por ti

 

Un enamorado del fútbol, de SU fútbol. Durante 100 años disfrutó de los más grandes talentos, Mundiales inolvidables, equipos invencibles, estrellas galardonadas… pero sólo uno despertó tal pasión. Un rosarino que en el momento que lo conoció, lo reconoció: “Me parece una locura, ni yo tengo guardados los goles de esa manera. Te quiero agradecer por lo que haces, por el seguimiento”.

Hernán reaccionando al video que le dedicó MessiCreó una hermosa y admirable locura en papel. Resulta que era uno más de nosotros… otro fanático de Messi. Y así lo recordaremos. Es cierto… esta vez por desgracia no llegó pero estoy seguro que desde el cielo escribió.

 

En memoria del español Don Hernán. Mis condolencias a su nieto Julián Mastrángelo y fuerzas para toda la familia. No te conozco, pero lo cierto es que compartimos un hermoso sentimiento: admirar tanto a Messi como a tu abuelo.

Publicación de Julián Mastrángelo (nieto), tras la muerte de su abuelo

Que en paz descanse.

~ Franco Rodríguez ~

Lunes de cansancio, martes de fiaca, miércoles de arranque, jueves de ilusión y viernes de alegría. Una descripción fácilmente adaptable. Resulta que los días laborales se vuelven más llevaderos cuando hay algo que nos motiva. Pero la realidad es que no me refiero sólo a la pasión por lo que hacemos, sino a los proyectos que tenemos para el fin de semana.

 

Imagínate despertar el lunes y desayunar la noticia de que irás a la cancha el sábado. Una sensación que invade todo tu cuerpo, una inyección de adrenalina que combate el cansancio acumulado, un calendario imaginario donde las cruces no son más que buenas noticias. Te levantas y afrontas el día sólo para llegar después a tu hogar, apoyar la cabeza contra la almohada y susurrar… “un día menos”.

 

Un recorrido rutinario, las calles de siempre y si hay algún supersticioso… su propio asiento de la suerte. Pero en Gibraltar sucede algo peculiar, o al menos lo es para quienes están del otro lado del Peñón. Resulta que todo el país atraviesa la misma ruta hacia el estadio. ¿Por qué? ¡Hay solo uno! 

Estadio Victoria - Gibraltar

El Victoria Stadium, con césped artificial y con una capacidad para dos mil personas, es el campo de juego universal. Está al pie del Peñón y pegado al aeropuerto internacional, donde se ven despegar y aterrizar aviones justo atrás de un arco. Para los gibraltareños es algo de todos los días, algo cotidiano, lo usual. Pero… ¿En Europa sucede?

 

Lo cierto es que ni en una cita Mundialista sucede que en un solo estadio se disputen todos los encuentros. Pero sí existe un caso (reconocido) de uno de los clásicos más importantes del mundo, denominado como el derbi de Milán o Della Madonnina (en honor a la Estatua de la Asunción de la Virgen ubicada en la Catedral local) que casualmente… comparten el verde césped pero con otra particularidad: ¡lo llaman diferente según quién juegue!

San Siro - Giuseppe Meazza

¿San Siro o Giuseppe Meazza? Este es el caso del F.C Internazionale (conocido como Inter) y el A.C Milan. Un estadio y el color negro que los une, mientras que el azul y el rojo respectivamente, junto con la historia… los diferencian. Y con la historia pensarán que sólo me refiero a los títulos, pero para su sorpresa no del todo. 

 

Los Nerazzurri siempre estuvieron relacionados con la clase alta de la ciudad italiana, mientras que los Rossoneri con la trabajadora. La rivalidad inició en el primer tramo del Siglo XX. En ese entonces el A.C Milan sólo fichaba jugadores italianos y el Internazionale sí aceptaba foráneos. ¿Y en qué momento se levantó el estadio? O aún mejor, ¿En qué momento se tomó la decisión de compartirlo?

San Siro inaugurado

La iniciativa para construirlo fue del presidente de los Rossoneri (rojinegro), Piero Pirelli. El primer nombre del estadio considerado de categoría 4 y de élite por la UEFA fue Nuovo Stadio Calcistico San Siro, se inauguró en septiembre de 1926, y como no podía ser de otra forma, con un enfrentamiento entre estos dos históricos equipos con una capacidad para más de 80.000 espectadores y tildado como el más grande y hermoso de Italia. ¿Nunca escucharon el título “élite” y de “categoría 4”? Casualmente es es el requisito y a la vez permiso para albergar finales europeas, como lo ha hecho en las definiciones de la Champions en 1965 con la consagración del Inter, en 1970 con la remontada histórica del Feyenoord Rotterdam, en 2001 con el cuarto campeonato del Bayern de Múnich y hace poquito en 2016 con los infartantes penales y la definición de la bestia portuguesa para que el Real Madrid levante un nuevo trofeo frente al Atlético.

 

Hasta el año 1945 fue propiedad del A.C. Milan, y poco después fue cedido al gobierno municipal, quienes decidieron que el siete veces campeón de la Champions League siga utilizándolo para los partidos locales. Sin embargo, dos años después, el Inter comenzó a compartir localía.

 

Por desgracia, llegó el día de la despedida. El 21 de agosto de 1979 fue un día muy triste para todo el pueblo italiano, puesto que Giuseppe Meazza, el ex Inter y Milan, segundo máximo goleador histórico de la liga italiana con 262 goles (sólo superado por Silvio Piola con 290) y dos veces campeón del mundo con la Selección italiana (Italia 1934 y Francia 1938)… había fallecido. Ya en 1980, se rebautizó al estadio en su honor y con un hermoso recuerdo.

Giuseppe Meazza

Si bien con el paso de los años han perdido terreno y aquella denominada “mística” en la máxima competencia, es hasta el día de hoy que los gigantes italianos siguen escribiendo párrafos de buen fútbol a nivel doméstico (Inter 1º y Milan 3º) y de a poco regresando al mapa continental. Y respecto a las consagraciones, dos veces este derbi significó la decisión de un título, donde el rojo se convirtió en verdugo del azul. En el primer partido, de la temporada 1976/77, los Rossoneri se llevaron la Copa Italia tras vencer por 2 a 0 al entonces conjunto dirigido por Giuseppe Chiappella.

 

Copa Italia 1976/1977

¿Hubo revancha? 34 años más tarde se volvieron a encontrar, siendo lo mejor de lo mejor en su país. Los Nerazzurri arrasaron en la Copa Italia mientras observaban desde la otra vereda como sus vecinos (aunque de la misma casa) festejaban la Serie A. En el momento de la verdad, el Inter dio la talla, pero no le alcanzó. Nuevamente el A.C Milan se consagró con la Supercopa de Italia 2011 en su cara, esta vez por 2 a 1 y con el sueco Zlatan Ibrahimovic como estandarte (quien vistió ambos colores, así como Enrico Candiani y Ronaldo Nazário entre los más destacados). ¿Otro dato peculiar? El encuentro no se disputó en el San Siro – Giuseppe Meazza, sino en el Estadio Nacional de Pekín, China.

 

Milan campeón Supercopa Italiana 2011

La historia detrás de tanta duda. Mismo estadio, aunque teñido según la ocasión: por turnos. Una responsabilidad de cuidado por igual y un verde césped que no descansa, aún menos con la Champions y Europa League en acción. Y te pregunto a vos que estás del otro lado… Si fueras a presenciar un encuentro, ¿Por quién alentarías? ¿De qué lado de Milán estás?

 

Ha sido tema corriente en las mesas familiares, y por qué no también en reuniones con amigos, la importancia de los sentidos. Sentir las texturas y los abrazos, oler el riquísimo perfume que nos acabamos de comprar o las increíbles pastas que están cocinando nuestros abuelos, probar y saborear con un placer enorme la famosa “calentita”, disfrutar del atardecer después de un día agitado y escuchar buena música en el proceso.

 

Todos han obtenido su respectivo título en esta obra titulada “vida”. Sin embargo, resultan aspectos tan cotidianos de la vida que siquiera le dedicamos un segundo a comprender la importancia de cada uno. Sentimos pena cuando uno no lo tiene, pero no nos sentimos afortunados al día siguiente por tenerlos: se volvió algo rutinario, ¿No?

 

Resulta que Gibraltar es uno de ellos, hay un sentido que tiene… pero no le está “sacando todo el jugo” como diríamos en Argentina, no lo está aprovechando al máximo. Se han escrito mares de tinta con puño y letra sosteniendo fervientemente que la lectura es lo único que puede trasladarte, un espacio donde quedamos a merced del escritor: quien nos guía por un sendero al cual nosotros nos entregamos con el paso de las páginas.

 

¿Tan cerrada la teoría? ¿Qué me dicen de la radio? El oído es sin dudas nuestra fiel grabadora de anécdotas, y ni les cuento escuchar a tu equipo por este medio, completamente diferente al encuentro televisado. “Ver para creer”, dicen. Y créanme cuando les digo que la radio se vuelve nuestros ojos en la oscuridad.

Relato emocionanteUn relato con ritmo sin igual, pausas que escasean y un silencio inexistente. Comentarios por demás descriptivos que incursionan en la más formidable literatura, jerga futbolera e interacción con todo a su alrededor. Quienes lleven adelante la transmisión serán nuestros ojos y oídos dentro del verde césped. Sabrán cuándo acelerar como el lateral por la banda, cuándo ser más cautelosos como el 5 en la salida ante la presión rival, cómo controlar los tiempos y a la vez darle el espacio a los de campo como acostumbra el talentoso 10, picante y certero como el 9… y eufórico como el arquero en cada vez que la pelota conecte con la red y toque gritarlo como si fuese el último.

En otras palabras, se podría decir que confiamos ciegamente en quienes nos empujan por un tobogán de emociones ¿A qué me refiero? Dentro de los 90 minutos reglamentarios te endulzan los oídos con cada ataque propio y luego en la contra rival deberían pagarnos las sesiones con el cardiólogo… un reflejo de lo que sentimos por el fútbol: pasional como el deporte en sí.

 

Sería una lástima que Gibraltar pierda esta sensación por más tiempo. Un cuadradito que a base de pilas (y ahora con el gran avance tecnológico desde el celular también) te aporta mucho más que la televisión. La radio tiene la habilidad de generar conciencia en el mayor número de personas en el menor tiempo posible, rompe moldes y crea referencias para estar ahí sin estarlo verdaderamente.

Muchos me aseguraban que la radio ya quedó obsoleta, que era algo que usaban nuestros abuelos. Pero qué equivocados están por favor. Da lugar a que la mente juegue con nosotros, a recibir pantallazos, simples fotografías editadas con nuestras experiencias previas y con cierto movimiento provocado por aquel relator de voz clara y gran dicción. Pero uno no lo entiende hasta darle la oportunidad. Simplemente hay que escuchar lo que tienen para decir. Porque podría ser que así como el fútbol,  la vida sin radio, sea una vida sin sentido.